Facebook, WhatsApp e Instagram cambian sus reglas de uso. ¡Cuidado con la nueva GDPR!

Abalia y el nuevo Reglamento GDPR

Facebook, WhatsApp e Instagram cambian sus reglas de uso. ¡Cuidado con la nueva GDPR!

Estamos inmersos en una época cuya Transformación Digital es tan veloz que resulta imparable.

Si ya utilizamos grandes volúmenes de datos a escala personal, en la empresa ese volumen es exponencial, hablamos de petabytes.

Lo que está claro es que el Dato es el rey.

Google procesa cada día 24 petabytes de referencias sobre millones de personas en todo el mundo. Y las empresas, aunque a menor escala, se encuentran ante el desafío de cómo manejar sus datos de manera eficiente y cuidando el “compliance” con el nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), de obligado cumplimiento, que entra en vigor el próximo 25 de mayo de 2018.

Hay millones de datos a analizar, que bien analizados por parte de las empresas, suponen una ventaja competitiva inmensa, además de una gran diferenciación dentro del mercado en que compitan.

La realidad es que cuantos más datos almacenemos en la empresa, mayores serán los problemas relacionados con su gestión.

La clave está en tener previsto cómo afectará la nueva normativa y de qué manera afrontarla para, primero, mantener los datos a salvo; segundo, sacarles el máximo partido; y tercero, evitar las multas por su incumplimiento, que pueden suponer un 4% de la facturación anual o 20 millones de euros, la sanción más grave y de mayor cuantía con la que se puede sancionar.

Va a haber que tener bien claros en los diferentes documentos y en la Web, los nuevos términos y condiciones para que el usuario decida si acepta o no ceder sus datos después de leer con nitidez lo que estas compañías van a hacer con sus datos. WhatsApp, Instagram y Facebook ya han lanzado sus nuevos acuerdos.

Mark Zuckerberg, Ceo de Facebook, dijo que ampliaría estas nuevas condiciones a los usuarios de todo el globo y luego se constató que había dejado fuera a unos 1.500 millones.

Este miércoles, WhatsApp cambiaba en su ‘web’ sus términos y condiciones para adaptarse a la nueva situación, clarificar más la información que daba a sus usuarios y poner nuevos límites de edad a su servicio, entre otras cosas. También informó de que en los próximos días o semanas llegará a nuestros móviles un aviso para que aceptemos, o rechacemos dichas condiciones.

Pero a día de hoy el texto no está traducido al idioma del usuario. Quizá lo hagan, pero aún no está hecho.

Cuidado con los datos que compartes en Facebook: El primer gran cambio de sus términos es que ya habla con claridad de la información que comparte con sus compañeros de la ‘familia Facebook’.

Información en posesión de Facebook:

  • Identificador del móvil.
  • Versión del sistema operativo.
  • Versión de la aplicación.
  • Información de la plataforma.
  • Código del país de uso.
  • Red a la que nos conectamos.
  • Última vez que usamos WhatsApp.
  • Fecha de registro en el servicio.
  • Tipo de uso de la ‘app’.
  • Frecuencia de uso de la aplicación.

 

Desde la compañía se deja claro que nadie almacena ni usa tus mensajes.

Hay puntos como el de las bases legales para procesar la información, que tienen textos que no se entienden y enlaces que no llevan a ningún lado.

En teoría, se da importancia en las nuevas condiciones a la edad mínima para usar WhatsApp.

Se supone que, desde WhatsApp, ningún menor de 16 años podrá utilizar el servicio sin la autorización de un adulto, pero en ninguna parte se establece cómo se limitará este acceso o cómo confirmarán que el progenitor o tutor ha dado permiso al adolescente para utilizar esta ‘app’.

En cuanto a la cesión a terceros, nada se menciona en la actualización de cómo se usarán tus datos en relación con empresas ajenas a la ‘familia Facebook’. “WhatsApp puede transferir datos dentro de la familia de empresas de Facebook a terceros, incluidos los proveedores de servicios y otros».

La actualización de los términos por parte de Instagram llevaba desde 2013, cuando la compró Facebook, sin actualizar.

Entre las nuevas cláusulas, continuas referencias hacia Facebook, reconocimiento del almacenamiento continuo de datos o las escasas opciones que te dan para evitar que guarden esa información.

Si algo ha cambiado Instagram desde 2013 ha sido Instagram Stories. En los términos que existían hasta hace un par de días, no aparecían por ninguna parte, pero en estas nuevas condiciones aparecen de soslayo.

En el apartado de la Política de Datos solo están mencionados en un punto y casi de pasada. En las Condiciones de Uso ni siquiera aparecen.

El principio de transparencia del GDPR brilla por su ausencia. Cuidado con lo que aceptas. Lee bien la letra pequeña.

En Abalia creemos que la GDPR es un Reglamento estricto que protege aún más a los usuarios y que se debe tomar muy en serio, para cumplir con lo estipulado.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener mayor información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies