Moda y Tecnología: ¿Revolución o Marketing?

Abalia con la Moda y la Tecnología

Moda y Tecnología: ¿Revolución o Marketing?

La fusión entre Tecnología y Diseño nace y se desarrolla en los laboratorios, y es muy probable que revolucione la forma en la que nos vestiremos si lo está haciendo ya.

Se llevaba tiempo reclamando en la Industria, y han sido Google y Levi’s, unidos a través de Project Jacquard, quienes han decidido diseñar una “chaqueta inteligente”.

Esta prenda incorpora unas conectividades que llegan hasta el teléfono móvil. Con ella puesta el usuario puede realizar algunas funciones (limitadas, eso sí) como controlar el volumen del reproductor de música, establecer llamadas telefónicas o recibir impulsos desde la aplicación Google Maps, algo útil por ejemplo cuando caminas y necesitas orientarte.

El secreto de esta ‘cazadora’ son sus 15 hilos conductores que van entretejidos en la tela y que proporcionan sensibilidad al tacto.

Esta primera chaqueta vaquera de estilo ‘vintage’ está disponible únicamente en algunos puntos de venta en EE.UU. Su precio son 350 dólares. Una cifra que la convierte en moda “exclusiva”.

Hay en el mercado prometedores ensayos de “ropa inteligente”. Por ejemplo, la ‘startup’ española First1Vision creó una camiseta pensada para el deporte. Otro español, Xavier Verdaguer, pensó en una sudadera para leer «tuits».

La empresa española Zerintia, que se encarga de desarrollos para ‘wearables’ inventó un chaleco pensado para profesionales de la construcción que permite, gracias a una serie de sensores desplegados, una detección de caídas y gases tóxicos.

Intel, el gran proveedor de componentes informáticos, logró llamar la atención con su Butterfly Dress, un vestido con sensores de proximidad y fibras ópticas para crear asombrosas representaciones si se estimula con impulsos eléctricos externos.

Otro ejemplo se encuentra en los proyectos iniciados en el Instituto Tecnológico Textil (AITEX), que entre otras cosas, ha desarrollado un nuevo tejido para ropa de bebé para evitar radiaciones ultravioleta. Se caracteriza por sus propiedades antimicrobianas y por su elevado nivel de protección frente a la radiación ultravioleta.

La reflexión es ver si tiene sentido la ropa inteligente y si tiene futuro o es el futuro.

“Los usos de los wearables necesitan diferenciarse de aquello que ya ofrecen los smartphones”, sostiene Angela McIntyre, de la consultora Gartner.

Que dos empresas antagónicas como Google y Levi’s se unan para entrar en el mercado de la moda inteligente es una decisión “muy acertada”.

Lauren Bowker la llamada “alquimista de la moda” nos sorprende con diseños de alta costura que se materializan en tejidos que cambian de color según los movimientos del aire o los niveles de polución, chaquetas confeccionadas con materiales que capturan datos de nuestro campo magnético o gorros de Swarovski que reaccionan a la actividad cerebral “retratando la ira, los nervios y la ansiedad” de quien los lleva puestos, dice la artista británica en su web.

Su última creación es un tinte para el cabello que cambia de color de manera instantánea al exponerse a diferentes temperaturas.

Pero es tan sólo uno de los muchos diseños de “moda reactiva” que está revolucionando el sector.

Lauren tras sufrir una enfermedad y pasar tiempo en el hospital se dio cuenta de que quería “crear algo con más significado”.

Fue entonces cuando decidió estudiar química y crear en 2013 la empresa The Unseen para “ayudar a visualizar los datos ocultos que nos rodean” combinando Ciencia Tecnología y Moda.

Y es que la Tecnología y la llamada “Ciencia de los Materiales” no sólo está transformado el mundo de la moda, sino también el de la salud y el deporte.

Las tiendas de moda están recurriendo a la Tecnología para crear productos personalizados“, explican los analistas.

Usando sensores para ayudar a monitorear y perfeccionar los movimientos del cuerpo, las marcas están transformando la manera en que los consumidores interactúan con la ropa“.

Calzado que se ajusta al pie de manera automática, apretando los cordones con un mecanismo que usa una batería recargable con autonomía de unas dos semanas, chaquetas que se abrochan solas, sujetadores deportivos que alertan de posibles paros cardíacos, jeans que cargan el móvil dentro del bolsillo y todo tipo de productos que, más que prendas de vestir, parecen trucos de magia para marcar tendencia.

O como dice Bowker, pociones de alquimia que vestirán nuestro futuro.

En el Área de I+ D de Abalia creemos que la película “Regreso al futuro” es ya una realidad y que nos vamos a sorprender de esta fusión entre Moda y Tecnología y de la Innovación y Desarrollo que hay detrás de este fabuloso mundo tecnológico.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener mayor información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies